Odontología

¡Una boca cuidada, una boca sana!

Por 9 septiembre, 2015 Sin comentarios

Es indiscutible que el cuidado de la boca debe ser una prioridad en nuestra higiene diaria, y no solo por estética, evitar la acumulación de bacterias y la aparición de enfermedades debe ser nuestra mayor motivación.

Una higiene bucal correcta ayuda a evitar la aparición de caries, halitosis, periodontitis o enfermedades más graves y, por supuesto, nos ayuda a lucir una sonrisa más bonita.

Nosotros queremos contribuir en el cuidado de la sonrisa, por eso vamos a dedicar nuestro post de hoy a daros algunas recomendaciones:

 

  • Lávate los dientes dos o tres veces al día. Si los productos que hemos ingerido durante la comida son predominantemente ácidos, lo recomendable es esperar media hora para cepillar los dientes. Unos 30 minutos es lo que tarda la saliva en neutralizar los ácidos, si no esperamos este tiempo lo que haremos será frotar el ácido contra nuestros dientes y extenderlo por toda la boca.

 

  • Elige el cepillo que mejor se adapte a tus características. No todos los cepillos son iguales, puedes encontrarlos de diferente dureza. El cepillo duro no es recomendable, trata de elegir uno de dureza suave o media (puedes consultar con tu dentista cual es la mejor opción para el cuidado de tu boca).

 

  • Cuida tu cepillo y asegúrate de que se encuentra en un buen estado de conservación. Recuerda que es bueno cambiarlo con frecuencia, lo idóneo es sustituir nuestro cepillo de dientes cada tres meses.

 

  • Emplea para tu cepillado una pasta que contenga flúor, ya que ayuda a la protección de tus dientes reduciendo la solubilidad del esmalte.

 

  • La duración recomendada para un buen cepillado es de dos a tres minutos. El cepillo debe colocarse al borde de la encía formando un ángulo de 450 y los movimientos deberán ser cortos y nunca en dirección horizontal. 

 

  • Utiliza hilo dental. Para conseguir un buen resultado es muy recomendable emplear el hilo dental antes de comenzar el cepillado. Para pasarlo simplemente debes seguir la línea de los dientes. Recuerda hacerlo con suavidad para no dañar las encías.

 

  • Cepilla la lengua. No solo te ayudará a tener un aliento más fresco, también eliminarás las bacterias que pueda tener.

 

  • Enjuaga correctamente tu cepillo para eliminar las bacterias que haya podido adquirir.

 

  • Puedes emplear un enjuague bucal como complemento del proceso, pero nunca usarlo como sustitución del mismo.

 

Por último, recuerda que es muy recomendable visitar a tu dentista con regularidad para asegurar la salud de tu boca!