fbpx
Cirugía Corporal

Conoce el método más efectivo para elimina la grasa localizada

Por 29 abril, 2019 Sin comentarios

Se acerca el verano y bajar unos kilos para lucir nuestra mejor silueta comienza a ser una prioridad para muchas personas. No obstante, en esta lucha contra los kilos de más es habitual encontrarnos con un enemigo muy temido: la grasa localizada que parece imposible de eliminar.

¿Por qué hay zonas de nuestro cuerpo de las que la grasa se resiste a desaparecer en mayor medida? En muchos casos la respuesta se encuentra en la genética. Los cuerpos tienden a acumular más grasa en unos lugares que otros (abdomen, cintura, muslos, glúteos…), así que incluso cuando perdemos kilos o bajamos grasa corporal, estos puntos siguen siendo los que más grasa concentran o, dicho de otra forma, lo últimos en perderla.

Esto ocurre porque nuestro cuerpo pierde grasa de manera homogénea. No por hacer abdominales quemaremos grasa abdominal, trabajaremos los músculos de la zona, pero el cuerpo perderá grasa de manera general y no únicamente en esta parte del cuerpo. Por ello, las zonas en las que tendemos a acumular grasa siempre tendrán un porcentaje de grasa mayor a las demás.
Si llevas tiempo luchando contra este problema, y no has conseguido un resultado satisfactorio, debes saber que existen tratamientos estéticos que pueden ayudarte. La buena noticia, es que algunos de estos tratamientos son mínimamente invasivos. Pasar por el quirófano para deshacernos de la grasa localizada ya no es necesario.

El mejor tratamiento para eliminar grasa localizada de nuestro cuerpo sin tener que recurrir a un tratamiento quirúrgico es la intralipoterapia.

¿Qué es la intralipoterapia?

Este tratamiento mínimamente invasivo se basa infiltración de una solución acuosa con base gelatinosa compuesta de ácido desoxicólico, una sustancia cuya misión es eliminar los tejidos grasos de nuestro organismo. Esta infiltración se realizará con una aguja fina directamente en el tejido adiposo para licuar el adipocito. De esta forma, se activa el sistema linfático y se consigue eliminar los lípidos de forma natural.

Además de no requerir hospitalización ni anestesia, hablamos de un método seguro, pues el ácido desoxicólico forma parte del organismo, por lo que es 100% biocompatible y de fácil reabsorción.

Los resultados son visibles en poco tiempo y el paciente puede regresar a casa y retomar su vida normal de inmediato, aunque durante las 48 horas que siguen al tratamiento el paciente debe consumir agua en abundancia, pues los tejidos grasos destruidos se irán desechando a través de la orina.

Algunas de las zonas del cuerpo en las que se solicita con mayor frecuencia este tratamiento son las caderas, el abdomen, los flancos, los muslos o los brazos. Además, para unos mejores resultados, esta técnica puede combinarse con otros tratamientos como la carboxiterapia o la presoterapia.

El efecto es permanente, siempre y cuando el paciente mantenga estilo de vida saludable y un adecuado control nutricional.

¿Te gustaría tener más información sobre este tratamiento? ¡No dudes en contactar con nosotros!

 

Imagen