Cirugía CorporalEstética

Hilos tensores: Eleva tu pecho sin cirugía ni cicatrices

Por 15 octubre, 2020 Sin comentarios

Uno de los síntomas más evidente de la pérdida de elasticidad y firmeza en la piel, causada por la destrucción del colágeno y  la elastina del tejido epidérmico. Esto provoca la temida caída de pechos y glúteos, pero no te preocupes, podemos plantar cara a la gravedad gracias a un procedimiento estético no invasivo que no requiere pasar por el quirófano: los hilos tensores. 

Los hilos tensores, también conocidos como hilos de polidioxanona (PDO) o hilos mágicos, están fabricados con un material reabsorbible, antialérgico y utilizado habitualmente para suturas de cirugía cardíaca. 

Los hilos al ser introducidos con ayuda de una aguja muy fina en la zona subdérmica, provoca que el hilo realice una tensión sobre la piel flácida, pero la acción va mucho más allá, ya que la polidioxanona estimula la producción natural de elastina y colágeno

Los primeros efectos de la implantación de los hilos tensores son visibles al cabo de una hora, los hilos tardan alrededor de 6 meses en reabsorberse pero mantendrá su efecto tensor durante al menos un año o año y medio. 

¿Qué ventajas tiene la utilización de hilos tensores como forma de elevar los pechos caídos?

Sin duda el tratamiento de hilos tensores para elevar el pecho tiene multitud de ventajas con respecto a otras técnicas quirúrgicas: 

Al ser un procedimiento no invasivo, que no precisa anestesia general ni hospitalización, la recuperación es muy rápida, pudiendo llevar una vida totalmente normal tras la intervención.

Es un proceso de apenas una hora de duración, indoloro y no deja cicatrices visibles en la piel, pero que mantiene los pechos con mayor firmeza durante un periodo largo de tiempo. 

¿Qué contraindicaciones tienen los hilos tensores?

Una de las mayores, sino la única contraindicación es que no se trata de un tratamiento permanente, el envejecimiento natural seguirá avanzando, y los efectos visibles desaparecerán alrededor de un año o año y medio después de realizar el tratamiento. Sin embargo, volver a someterse al tratamiento y obtener los mismos resultados es posible si las condiciones de la piel continúan siendo óptimas para su realización. 

Ocasionalmente, tras la aplicación puede aparecer una inflamación leve en la zona tratada y pequeños hematomas, pero estos efectos desaparecerán en unos días. 

Los efectos secundarios o contraindicaciones, dependen en gran medida de la calidad del material utilizado así como de la experiencia y profesionalidad de la clínica en la que se realiza. Ponerse en las mejores manos será una garantía para evitar complicaciones y obtener los mejores resultados. 

 

No te lo pienses más y CONTÁCTANOS.