Estética

¿Qué es intralipoterapia? Elimina la grasa localizada

Por 10 agosto, 2020 Sin comentarios
intralipoterapia-Carvajal

Perder hasta dos tallas y decirle adiós a la grasa del vientre o las caderas en apenas unas semanas es posible. Existen multitud de tratamientos para combatir la grasa localizada: la mesoterapia, la ultracavitación, la radiofrecuencia, la liposucción… y la intralipoterapia, una de las últimas innovaciones en medicina estética y de las más recomendadas.

¿Qué es la intralipoterapia?

La intralipoterapia es una solución para combatir la grasa localizada y persistente que no desaparece con los métodos tradicionales. Generalmente, es el método preferido para las personas que desean deshacerse de la grasa localizada en los michelines, los muslos, el abdomen y las caderas. También es efectiva para reducir grasa en los brazos y la papada y obtiene buenos resultados combatiendo la celulitis y la piel de naranja. 

La intralipoterapia consiste en la inyección en la zona a tratar de un líquido acuoso, denominado ácido desoxicólico, que rompe las células de la grasa. A través de este proceso la grasa se vuelve más líquida, lo que facilita que el cuerpo la expulse de forma natural a través del sistema linfático.  

Es un tratamiento sencillo y no invasivo, para el que no es necesario proceso quirúrgico. Cada sesión suele tener una duración de, aproximadamente, 40 minutos, tras los cuales el paciente puede regresar a su casa con total normalidad. 

¿Es efectivo?

Sus resultados son visibles de forma casi inmediata y evita que la grasa se vuelva a acumular en la zona tratada. Es importante recalcar que esta técnica está destinada únicamente a tratar acumulaciones de grasa localizadas. No es una solución para problemas de sobrepeso u obesidad. 

Antes de iniciar el tratamiento es necesario hacer un estudio de la zona a tratar, donde se comprobará si el grosor del tejido adiposo es superior a 1.5 cm. Dependiendo de cada caso, se recomendarán más o menos sesiones, aunque lo habitual es realizar entre 3 y 4 con un intervalo de 20 días entre cada sesión. 

Intralipoterapia

Lo mejor de todo es que una vez finalizadas las sesiones de intralipoterapia no es necesario ningún tratamiento de mantenimiento. Únicamente hay que mantener unos hábitos de vida saludables, donde prime la dieta equilibrada y la práctica de ejercicio periódica. 

¿La intralipoterapia es un tratamiento peligroso? 

Es un procedimiento que no necesita anestesia y, normalmente, el paciente no siente molestias. Su principal ventaja es que es poco invasivo, ya que el líquido inyectado está presente de forma natural en nuestro organismo. Esto permite que el cuerpo sea capaz de reabsorverlo con total normalidad. 

No obstante, este tratamiento debe hacerse siempre bajo la recomendación de un especialista y tras la previa comprobación de que el paciente no tiene alguna patología que contraindique el tratamiento como enfermedades del corazón, del hígado, del riñón, diabetes o problemas de coagulación. 

Al tratarse de un proceso para el que no es necesaria cirugía, el paciente puede recuperar su vida normal de forma inmediata, aunque los días posteriores al tratamiento se recomienda no efectuar esfuerzos ni ejercicio físico. También es recomendable aplicar presión, hacer masajes sobre la zona tratada y beber abundante agua, ya que favorecerá la pérdida de los tejidos grasos.

A pesar de que son necesarias varias sesiones para unos resultados efectivos, si por cualquier imprevisto el paciente necesita suspender o pausar el tratamiento, esto no genera ningún problema.