fbpx
Noticias

Kobido, el lifting sin cirugía

Por 11 agosto, 2014 Sin comentarios

UN MASAJE FACIAL QUE LLEGA DESDE JAPÓN

Se dice del Kobido que es el lifting japonés sin cirugía. Un masaje milenario con el que las emperatrices japonesas embellecían sus rostros de porcelana. Se trata de un masaje facial cuyo objetivo es el equilibrio del flujo de energía; es una técnica ligada a la medicina tradicional japonesa. Se asegura que rejuvenece, tensa los tejidos, activa la circulación, ilumina la piel, tonifica, rellena la dermis y ayuda a distribuir en ella los nutrientes, y eliminar toxinas e impurezas.

No es sólo un masaje concebido como técnica estética; es mucho más que eso. El Kobido está ligado a la salud y el bienestar, dos conceptos que priman en la filosofía de la Clínica Dr. Carvajal. Además de reducir el proceso de envejecimiento, esta técnica libera la energía y la tensión bloqueada en los músculos faciales, hombros, cuello y parte superior del pecho. Al terminar el paciente se siente sereno, en paz y con un rostro radiante.

El masaje Kobido no busca una simple mejora del aspecto físico, sino que entiende la belleza como el equilibrio entre los estados físico, mental y espiritual. Una sesión completa requiere dos fases: masaje y energía. La primera de dichas fases consta de técnicas delicadas y precisas, suaves golpeteos, amasamiento, movimientos envolventes y circulares, aplicados por todo el rostro, cuello y cráneo. La segunda fase consiste en suaves presiones en determinados puntos con el fin de estimular el flujo de energía, y que ésta sea equilibrada; normalmente se trabaja primero un lado del rostro y luego el otro.

Entre los beneficios del masaje facial japonés Kobido encontramos que combate el estrés y relaja las contracturas, atenúa y corrige las arrugas y la flacidez facial, elimina las células muertas y aumenta la luminosidad de la piel, activa la circulación, regenera tejidos gracias al aporte de nutrientes, detoxifica debido al aumento de temperatura de la piel y la activación del sistema linfático que permite transportar y eliminar bacterias y toxinas, actúa como hidratante natural y estimula la capacidad de la piel para retener agua, alivia las migrañas y dolores de cabeza comunes, y además disminuye algunos problemas digestivos y favorece la vista al estimular zonas cercanas al ojo.