fbpx
Odontología

Cómo conseguir una sonrisa perfecta

Por 22 octubre, 2019 Sin comentarios
Conseguir sonrisa perfecta

Una sonrisa bonita mejorará tus relaciones sociales

La sonrisa dice mucho de nosotros, tiene un papel fundamental en la imagen personal y en las sensaciones que proyectamos, por lo que es clave para que nos sintamos atractivos. Estar a gusto con nuestra sonrisa aumentará nuestra confianza y autoestima y mejorará considerablemente nuestras relaciones sociales, por eso no es de extrañar que cada vez dediquemos más tiempo y esfuerzo en conseguir una sonrisa perfecta. 

Si quieres arrasar con tus fotos, causar una imagen inmejorable tras una primera impresión o sentirte más joven, tener una sonrisa limpia, blanca y alineada es lo primero por lo que tienes que preocuparte. Es de sobra conocido que la higiene diaria mediante el cepillado y las revisiones con el dentista son muy importantes para tener la boca sana pero, en ocasiones, esto no es suficiente cuando perseguimos una sonrisa 10.  

Distintas técnicas para conseguir una sonrisa perfecta

Cada caso es un mundo y, dependiendo de las particularidades de cada sonrisa, las recomendaciones para sacarle el máximo partido variarán, por eso te recomendamos que siempre consultes a un experto en salud bucodental

Para aquellas personas que buscan una alineación perfecta, hay tratamientos como la ortodoncia invisible, la ortodoncia lingual o las carillas dentales que están cada vez más demandados. La principal ventaja de estos tratamientos frente a una ortodoncia convencional es que  pasan completamente desapercibidos y no alteran la forma de vida del paciente. 

Otra de los principales factores a tener en cuenta para que tu sonrisa se vea perfecta es el color y esmalte de los dientes. Esta característica dependerá no sólo de la higiene que tengas, ya que está demostrado que la genética cumple un papel importante en este aspecto. La tonalidad de nuestra piel, nuestros labios y nuestras encías también harán que los dientes se perciban más o menos blancos. Con un esmalte idéntico, los dientes se percibirán más blancos y brillantes sobre una tez oscura que sobre una pálida, únicamente por el contraste que genera. 

Otros elementos externos que también afectan a la tonalidad de las piezas dentales son la alimentación y el estilo de vida que llevemos. En cualquier caso, independientemente de los factores que influyan en tu caso, hay multitud de tratamientos de estética dental, como el blanqueamiento o las carillas dentales, que pueden ayudarte a mantener una sonrisa brillante y juvenil. 

Unos labios bonitos harán brillar tu sonrisa

Un elemento que en ocasiones se olvida cuando hablamos de sonrisa pero que tiene una importancia fundamental son los labios. La forma que estos tienen y cómo se mueven cuando sonreímos son factores a estudiar si queremos que nuestra sonrisa sea de infarto. El mejor aliado de unos dientes blancos y saludables son unos labios bonitos. Determinados tratamientos de remodelación y aumento de volumen son capaces de devolver la turgencia y naturalidad que se pierde en los labios con el paso del tiempo. 

5 tips para que tu sonrisa brille más

Al margen de todo esto, hay ciertas prácticas que pueden ayudarte a mantener una sonrisa joven y hermosa. Toma nota: 

  • Debes cepillarte los dientes al menos tres veces al día, prestando también atención a la parte posterior de tus dientes y zonas de difícil acceso. Enjuágate también las encías y la lengua para una higiene completa. 
  • Si es posible, utiliza un cepillo de dientes eléctrico. Su potencia ayudará a eliminar el sarro más persistente, pero no olvides cambiar su cabezal cada tres meses. La seda dental también puede ser tu gran aliado para eliminar la placa que se acumula entre las piezas dentales. Utilízala regularmente. 
  • ¡Evita el tabaco! Además de ser nefasto para la salud, manchará tus dientes y promoverá la aparición del mal aliento. También puede provocar problemas en las encías y la lengua además de aumentar el número y la gravedad de tus caries. 
  • Evita picar entre horas y el consumo excesivo de dulces y azúcares. Tampoco es recomendable tomar café entre las comidas pero, si lo haces, recuerda lavarte los dientes al terminar. 
  • Evita el estrés. Aunque parezca mentira, altos índices de estrés tiene un efecto perjudicial sobre la dentadura, ya que nos hace rechinar o apretar involuntariamente las mandíbulas. Cuando estos síntomas se vuelven recurrentes se pueden convertir en una patología denominada bruxismo, que solamente puede tratarse con la ayuda de un especialista bucodental.