Estética

Olvida el quirófano y mejora el aspecto de tu nariz con la rinomodelación

Por 10 diciembre, 2018 Sin comentarios

La nariz es una de las partes del rostro que más personalidad nos otorga y, tal vez por ello, también es una de las facciones que más complejo suele crear a aquellas personas que opinan que su forma no es la correcta.

Si no te gusta tu nariz, pero te da miedo pasar por el quirófano, debes saber que existe un tratamiento que nos permite modificar su aspecto sin necesidad de cirugía. Su nombre es rinomodelación.

 

¿Qué es la rinomodelación?

La rinomodelación es una técnica que permite modificar la forma de la nariz sin necesidad de someterse a una operación quirúrgica y evitando por tanto los riesgos asociados a este tipo de procedimientos, así como el postoperatorio propio de la rinoplastia.

Para su realización, un médico especialista inyectará un material biocompatible en puntos estratégicos de la nariz y lo irá moldeando para mejorar el aspecto de esta facción. De esta forma se puede remodelar la punta de a nariz, suavizar el perfil, mejorar el aspecto del caballete, corregir pequeños desniveles o rellenar dorsos demasiado profundos.

El resultado obtenido es muy natural, pues el paciente seguirá conservando su imagen sin grandes cambios, pero logrando un rostro más armónico y estético. Además, al ser materiales biocompatibles, puede afirmarse que este tratamiento está prácticamente exento de riesgos y es muy seguro.

 

¿Cuántas sesiones debo realizar?

La rinomodelación se realizará en una o varias sesiones de unos 30 minutos, aunque el tiempo variará según las características de cada persona y las modificaciones a realizar en cada uno de los casos. De cualquier modo, esta técnica siempre se realiza con anestesia local, por lo que el paciente no tendrá ningún dolor durante el proceso.

Los resultados del tratamiento serán inmediatos y se podrá retomar la rutina habitual nada más salir de la consulta. Únicamente se deberán seguir una serie de recomendaciones tales como dormir durante unos días boca arriba o aplicar hielo durante las horas inmediatamente posteriores al tratamiento.

 

Recurre a un especialista

Para conseguir unos resultados satisfactorios, es necesario que la rinoplastia sea realizada por un médico especialista que conozca la técnica y cuente con los materiales apropiados.

Cada caso debe ser evaluado de forma individual buscando la mejor solución para las necesidades de cada paciente y evaluando su situación para determinar si este tratamiento es el más apropiado.

 

¿Te gustaría tener más información ¡Llámanos!

 

Deja un mensaje