Estética

¡Luce tu mejor cara estas Navidades!

Por 16 diciembre, 2016 Sin comentarios

botoxEl bótox es uno de los tratamientos más demandados y más populares en el mundo de la medicina estética. Es común oír hablar de famosos que recurren a sus efectos para conseguir mejorar su aspecto con mayor o menor fortuna, pero… ¿Sabes qué es?

Este tratamiento recibe su nombre de la toxina botulínica, que es una proteína que actúa relajando temporalmente la musculatura, disminuyendo de esta forma su potencial de contracción. Se consigue así eliminar y prevenir la aparición de arrugas dinámicas otorgando al paciente una expresión más relajada, sin necesidad de recurrir a la cirugía. Además, el bótox ayudará a revitalizar la piel y a relajar las arrugas estáticas, dejando la piel más tersa y tonificada.

La técnica de aplicación del bótox en el rostro es sencilla, se realizan pequeñas punciones en la zona a tratar durante una sesión de unos veinte minutos, tras la cual el paciente podrá retomar su vida normal de inmediato. El efecto, que empezará a notarse en unos tres días a partir de su aplicación, se mantendrá entre cuatro y ocho meses.

La aplicación del bótox se caracteriza por ser prácticamente indolora y poder aplicarse en cualquier época del año, sin necesidad de anestesia y sin dejar cicatrices en la piel.

Como curiosidad, cabe mencionar que, a pesar de que suele asociarse el bótox al ámbito de la estética, también tiene múltiples aplicaciones en el tratamiento de enfermedades como la hiperhidrosis, la distonía, la migraña o el estrabismo, entre otras.

 

 ¿Conseguiré un resultado natural?

En muchas ocasiones el bótox se ha ganado una mala fama injustificada debido a su utilización incorrecta. No obstante, si se recurre a un profesional debidamente cualificado se puede conseguir una expresión natural y relajada capaz de devolver al rostro su mejor aspecto.

En la Clínica Dr. Carvajal garantizamos a nuestros clientes unos resultados naturales y armoniosos fruto del estudio pormenorizado de cada persona y sus necesidades, evitando así el empleo de tratamientos en serie y sobrecorrecciones que alteren la expresión facial.

Para garantizar la satisfacción del cliente, se realizará una revisión una vez que el bótox se ha estabilizado, en torno al décimo día tras su aplicación, que permita valorar los resultados y corregir imperfecciones en caso de que sea necesario.

Deja un mensaje